Funciones ejecutivas y Trastorno del Espectro Autista.

Por: Licda. Margarita Niño. Fonoaudióloga.

El SNC procesa e integra sensaciones del entorno y de las experiencias, siendo la base para el desarrollo del comportamiento funcional en un contexto social. La información sensorial es el nutriente del sistema nervioso y si este nutriente no es suficiente, este sistema responderá con alteraciones en su estructura, función y respuestas en el ambiente.

Las actividades cotidianas dan a conocer sobre el funcionamiento del sistema nervioso y si este es inadecuado se evidencian en comportamientos o conductas irregulares: indicadores de alguna falla del proceso normal del mismo.

La maduración cerebral se da primero en áreas relacionadas al procesamiento sensorial. Luego da paso a nuevas conexiones cerebrales más anteriores hacia la corteza pre frontal que es la última en mielinizarse, lo cual está estrechamente relacionado con el desarrollo de las funciones ejecutivas o funciones cognitivas superiores.

El concepto de Funcion Ejecutiva incluye habilidades vinculadas a la capacidad de:

  • Organizar y planificar una tarea.
  • Seleccionar apropiadamente los objetivos.
  • Iniciar un plan y sostenerlo mientras se ejecuta.
  • Inhibir las distracciones.
  • Cambiar de estrategias de modo flexible si el caso lo requiere.
  • Autorregular y controlar el curso de la acción para asegurarse que la meta propuesta esté en vías de lograrse.

Sabemos que los niños dentro del Trastorno del Espectro Autista muestran muchas dificultades en estas areas como la falta de flexibilidad, la inhibicion, la organización y los desórdenes sensoriales que forman la base para el desarrollo de estas habilidades. Estudios demuestran que aón niños dentro del espectro de alto funcionamiento obtienen bajas puntuaciones en pruebas de la función ejecutiva.

Un problema en las Funciones Ejecutivas puede causar:

  • Dificultad para centrarse y finalizar una tarea sin control externo.
  • Comportamiento rígido, perseverante, a veces con conductas estereotipadas.
  • Dificultad en el establecimiento de nuevos repertorios conductuales junto con una falta de capacidad para utilizar estrategias operativas.
  • Limitaciones en la productividad y la creatividad con falta de flexibilidad cognitiva.
  • Incapacidad para la abstracción y dificultades para anticipar las consecuencias de su comportamiento.

Es importante mencionar que los problemas en las funciones ejecutivas no son exclusivas del TEA, sino que puede encontrarse en combinación con diferentes trastornos del desarrollo y aprendizaje.

Como hemos visto este déficit en la capacidad de resolución de problemas, anticipación de acciones, planificación, entre otros, genera una serie de dificultades al individuo con TEA en el día a día. Existen múltiples estrategias para abordarlo, y una gran cantidad de ellas se aplicarán en el ámbito familiar y escolar. Es por tanto importante que familiares y profesionales de la educación conozcan estas estrategias y técnicas. 

Etapas del desarrollo motor.

Por: Licda. Emma Recinos. Terapeuta Ocupacional.

El desarrollo motor comprende una serie de secuencias o etapas que cumple el sistema locomotor y que el niño por naturaleza va experimentando y alcanzando día con día, es importante que se alcance de manera adecuada en las edades tempranas ya que esto le ayudara al niño a ir organizando su cerebro.

Si hay dificultades en el desarrollo motor causado por un problema neurológico, físico o por falta de estímulo puede que  más adelante repercuta de manera significativa en la etapa escolar del niño y por ende en su vida adulta.

Es importante que el padre de familia conozca lo necesario sobre el desarrollo motor de su hijo para poder observarlo e identificar alguna dificultad o también sus fortalezas.

Sabemos que no todos los niños son iguales, algunos reflejaran estas habilidades antes, otros tardaran un poco más, lo importante y fundamental es que sepas lo que se espera que el niño cumpla en cada etapa según el neurodesarrollo. A continuación, te explicamos cada etapa.

A partir de los 3 -4 meses es cuando se comienza a notar mas el desarrollo motor, ya que el niño comienza a sostener su cabeza estando boca abajo, intenta alcanzar y dar manotazos a los objetos, ya tiene capacidad para seguir objetos.

A los 4-5 meses ya hay mayor control de antebrazos y manos en la posición de boca abajo, lo cual le permite alcanzar los objetos de su interés, se arrastra en comando, rueda en bloques, logra mantenerse sentado con apoyo. 6-7 meses hay control de cuello y troco, ha mejorado su equilibrio en la posición de sentado demostrando más seguridad para intentar alcanzar objetos que tenga adelante o a su lado y se comienza a preparar para pasar a la posición de 4 puntos.

8 -9 meses  adopta la posición de cuatro puntos y está listo para el gateo, esta etapa es de suma importancia ya que el gateo es una actividad de psicomotricidad en la que le  permite al niño integrar  sus dos áreas del cerebro, además de fortalecer todos sus músculos y le brinda estimulo de propiocepcion para que el niño comprenda las partes de su cuerpo, lo que le ayudara en un futuro para su aprendizaje, además en esta actividad se desarrolla la arquitectura de la mano lo cual es importante para que el niño desarrolle las prensiones y así logre habilidades y destrezas en la  motricidad fina (poder agarrar bien el lápiz para escribir, entre otros).                        

10-12 meses en esta etapa a perfeccionado su gateo, se arrodilla, se logra parar con ayuda, realiza marcha lateral, empieza a caminar de la mano hasta hacerlo por sí solo.

Recuerda no forzar a tu hijo a alcanzar etapas en las que no está preparado, todo lo hará en el momento que su cuerpo y su cerebro esten listos, deja que tu pequeño explore y busque por si solo lo que necesita propiciando un espacio adecuado y los juegos que lo estimulen en cada etapa.

Problemas de Integración Sensorial en el Autismo

Los desordenes de Integración Sensorial son muy frecuentes en el Trastorno del Espectro Autista, incluso estos forman parte de los criterios para establecer el diagnostico, según el DSM 5, siendo muy importante para comprender y abordar las causas de las conductas consideradas como “inadecuadas” y los problemas de relación social característicos.

Los problemas sensoriales que se presentan son los mismos que en un niño o persona con desorden de Integración Sensorial, aunque en la mayoría de los casos con mucha mas intensidad y compromiso del desempeño en las actividades de la vida diaria.

Entre ellos tenemos los problemas de modulación como:

  • Hiper respuesta sensorial.
    • Se molesta en ambientes visualmente saturados como las piñatas, centros comerciales, lugares de juegos, etc.
    • Le molestan sonidos comunes como la licuadora, secadora, aspiradoras, etc.
    • No le gustan los abrazos y se aleja de los demás, aun con sus familiares.
    • Llora o es muy difícil cortarle el pelo, las uñas, la visita al dentista o cuando sus médicos lo examinan, etc.
    • Le da mucho miedo o ansiedad las alturas, evita columpiarse, mecerse o pararse en superficies poco elevadas.
    • Rehúsa comidas nuevas y tiene una dieta bastante restringida.
  • Hipo respuesta sensorial.
    • Le gusta mirar cosas muy de cerca, girarlas, moverlas, buscar ver las cosas desde diferentes ángulos.
    • Buscan objetos muy pequeños en el suelo o cualquier superficie.
    • Parece no escuchar cuando se le llama.
    • Hace sonidos, murmulla o grita.
    • Tiene tolerancia muy alta al dolor, algunos niños se muerden o golpean.
    • Se mete cosas a la boca o las mastica como la camisa, muebles, juguetes, etc.
    • Busca lanzarse o hacer juegos bruscos, tirarse al piso o balancearse.

Además de estos existen problemas de discriminación sensorial que afectan el desempeño y aprendizaje, por ejemplo, una mala percepción táctil no permite que podamos tomar el lápiz adecuadamente y aplicar la fuerza y planear los movimientos necesarios para escribir, vestirse, ir al baño, etc. Una pobre percepción de nuestro propio cuerpo no nos permitirá planear nuestros movimientos para vestirnos, tener el suficiente equilibrio para permanecer sentados en una silla o para seguir varias indicaciones verbales a la vez. Por ello muchos niños dentro del espectro autista presentan muchas dificultades en la motricidad gruesa y fina, afectando también su independencia.

También nuestro sistema sensorial nos ayuda a estar mas atentos al medio, dándonos cuenta de la actividad que estamos realizando, cuando concluimos y que luego sigue otra, adaptándonos a esta secuenciación, los niños dentro del espectro no perciben esto de forma adecuada, causando gran resistencia a los cambios y su necesidad de realizar rutinas y ambientes estructurados y predecibles para sentirse mas seguros.

Que podemos hacer para ayudarles?

  • Identificar el perfil sensorial de tu hijo o hija. Observar que es lo que le gusta y lo que rechaza.
  • Entender como funciona cada sistema sensorial y su importancia.
  • Buscar ayuda dentro y fuera de casa. A través del internet hoy en día pueden encontrarse diferentes páginas y artículos con actividades sensoriales que puedes probar en casa. La terapia de Integración Sensorial es la adecuada para mejorar la forma como tu hijo o hija interactua con los sentidos. Ademas de la ayuda interdisciplinaria que necesite de acuerdo a su perfil, como médicos especialistas, terapia de lenguaje, conductual, educativa, etc.
  • Nunca ocultar su diagnostico. Si bien es cierto podemos tener temor a ser etiquetados, pero es mucho mas importante que las personas alrededor del niño conozcan y aprendan sobre sus necesidades para poder apoyarle de la mejor manera posible.

Problemas de Alimentación e Integración Sensorial.

Por Licda. Carolina de Banderas.

La alimentación es una ocupación muy significativa, provee de la nutrición necesaria para el sano crecimiento y desarrollo, ademas de darnos la oportunidad de engancharnos en interacciones sociales y emocionales con nuestra familia y demás personas.

Es una experiencia sensorial que involucra el gusto, olfato, tacto, visión y audición. Comer y beber requiere que todos los sistemas sensoriales y funciones motoras trabajen de forma coordinada, no obstante, cuando uno de estos procesos se ve afectado la hora de comer se vuelve en una situación estresante tanto para los padres como para el niño.

Entre el 25% al 40% de niños típicos y mas del 90% de niños con dificultades presentan problemas de alimentación (Clawson, et al., 2008; O´Brien, et al., 1991).

Existen muchas causas que interfieren con el proceso de alimentación y estas deben ser consideradas al momento de evaluar al niño, entre estas tenemos: problemas gastrointestinales, estructura anatómica, problemas sensoriales y motores, rigidez y falta de flexibilidad, problemas respiratorios, relación cuidador-niño, trauma, entre otras. En este articulo nos centramos en las causas sensoriales y motoras.

Problemas de Modulación: 

  • Defensividad táctil: Se estresa con diferentes texturas, olores, sabores o colores de los alimentos, evita texturas o temperaturas, detecta pequeños trozos de comida que no le guste aunque se la escondan, se frustra cuando tiene que probar un nuevo alimento.
  • Sensibilidad vestibular: Miedo a sentarse en sillas muy altas, levantar la cabeza para beber, presenta constantes berrinches.
  • Hipo responsivo vestibular: se levanta de la silla constantemente, hay que darle algún juguete o dispositivo electrónico para que permanezca sentado mientras come.

Problemas de Discriminación: 

  • Inadecuada discriminación táctil: Se llena la boca de comida, le cuesta comer o beber, puede presentar salivación, no nota cuando se llena la cara, prefiere comidas crocantes o duras o comidas calientes o frías.
  • Pobre control ocular y postural: Bajo tono muscular, poca estabilidad de la cabeza, tronco y cuello, pobre coordinación ojo-mano, dificultad para mantenerse sentado.
  • Pobre discriminación olfativa y gustativa: le gustan los sabores muy intensos, puede que no note olores que otros si.
  • Pobre planeamiento motor: dificultades para mover el alimento en la boca, poca coordinación al masticar, tragar, puede atragantarse con frecuencia, puede volverse rígido en los alimentos que prefiere, como comida fácil de masticar, etc. Suelen tener problemas de planeamiento en general.

Qué hacer si tu hijo o hija tiene problemas en la alimentación?

Lo primero será evaluar las diferentes causas con un equipo multi disciplinario que incluya especialistas en Pediatría, Gastroenterología, Neurología, Psiquiatría, Psicología, Terapia Física, Ocupacional y Lenguaje, según lo requiera el caso.

  • No forzar a tu hijo o hija, ya que esto puede aumentar el rechazo a los alimentos.
  • Anticipar a través de dibujos o fotografías para facilitar la aceptación.
  • Propiciar un ambiente cómodo y tranquilo a la hora de comer.
  • No distraer con dispositivos electrónicos.
  • Elogiar cuando intente probar algo nuevo, aunque no lo coma.
  • Permitir que experimente con la comida desde diferentes entradas sensoriales, es decir, tocando, oliendo, saboreando, etc.
  • Se pueden realizar actividades de juego usando comida como machacar cheerios, hacer sellos con gomitas o frutas y pintura comestible, etc.
  • Usar cubiertos con texturas, peso, o mangos especiales recomendados por su terapeuta ocupacional.
  • Evaluar por parte de una terapeuta ocupacional especializada en Integración Sensorial y problemas de alimentación.
  • Es importante notar que los niños con problemas de alimentación debido a la integración sensorial también presentan problemas en general, por lo que las primeras sesiones de terapia sensorial puede que no sean directamente con alimentos, sino ejercicios o juegos con todo el cuerpo para mejorar el procesamiento o para preparar al niño antes de exponerlo a la comida.

Si quieres conocer más sobre la terapia sensorial en problemas de alimentación contáctanos.

Dificultades de Integracion Sensorial.

naturaleza-3
Por: Licda. Carolina de Banderas.

Que son las disfunciones sensoriales?

Porque a mi hijo no le gusta que lo peine o le lave el pelo? Porque llora intensamente cuando vamos al super mercado o al centro comercial? Porque no participa en las fiestas de cumpleaños?… 

Si estas o muchas mas preguntas muy parecidas son las que nos hacemos a diario con nuestro hijo o hija, estudiante, vecinito, etc., probablemente sea un niño con una Disfunción Sensorial.

Pero, que es la Disfunción Sensorial? Tal como su nombre lo dice, cuando hay una disfunción hay algo que no esta funcionando adecuadamente, y ese algo, según lo definió Jean Ayres, es “la organización de la información dentro del sistema nervioso central, el cual no es capaz de organizar los impulsos sensoriales para poder darle al individuo una información adecuada y precisa sobre él y su entorno”.

No es debido a un daño estructural, sino al proceso por el cual interpretamos las sensaciones que nos rodean y de acuerdo a ello responder, pudiendo observarse diferentes conductas de acuerdo a los tipos de Disfunción Sensorial que existen.

Estos pueden ser:

  • Hiper respuesta sensorial. Si el sistema nervioso central nos dice que tocar pintura, los sonidos caseros o el movimiento del vehículo es peligroso o incomodo responderemos de forma negativa, ya sea llorando, huyendo o defendiéndonos a como de lugar para evitar ese estimulo. Otros signos que podemos observar son:
    • Desagrado a ensuciarse o jugar con texturas, bañarse, cepillarse los dientes o el cabello, no querer caminar descalzo.
    • Llanto o berrinche en lugares con mucho ruido, muchas luces y colores o personas.
    • Mucho miedo al subirse a sitios un poco elevados, escaleras, elevadores o columpios en el parque.
  • Hipo respuesta sensorial. Por el contrario, si permanecer sentado no es suficiente para sentir el propio cuerpo necesitaremos movernos para todos lados buscando esa sensación para estar mas tranquilos. En este perfil también podemos observar:
    • Hiperactividad e impulsividad.
    • Alto umbral del dolor.
    • Buscar juegos pesados o bruscos.
    • Columpiarse, girar o moverse por mucho mas tiempo que otros niños.

Ademas la Disfunción Sensorial puede afectar diferentes áreas del desarrollo, observándose:

  • Dificultad para lograr las etapas del desarrollo como el volteo, sentarse, gatear, caminar, etc.
  • Algunos niños pueden presentar pobre coordinación, sufren caídas frecuentes.
  • Dificultades en la motricidad fina, a lo cual debemos prestar mucha atención.
  • Dificultades en el lenguaje.
  • Problemas de alimentación, como la selectividad, dificultad para aceptar nuevos alimentos.
  • Dificultad para las actividades de la vida diaria como la higiene, el vestido, y actividades del colegio.

lonely_child

Todas éstas dificultades causan gran preocupación en los padres, familiares, maestros, pero sobre todo obstaculizan el desarrollo y participación social del niño, afectando su auto confianza y causando problemas de conducta y mucha frustración.

La terapia Ocupacional basada en el Enfoque de integración Sensorial, posterior a una evaluación sensorial y motriz, tiene como objetivo ayudar a los niños a procesar la información sensorial, controlar sus reacciones ante ellas y así mejorar la participación social.

Si sospechas que tu hijo o hija tiene una Disfunción Sensorial pide tu cita al 2555-4927.

Pruebas para medir la Integración Sensorial.

Por: Licda. Carolina de Banderas.

Sensory Integration and Praxis Test, SIPT. 

¿Qué es?

SIPT_W-260

Jean Ayres fue Máster en Terapia Ocupacional, Doctora en Psicología Educacional y Postdoctorado en el Instituto de Investigación Cerebral UCLA de neurofisiología, docente e investigadora. Publico el libro “La Integración Sensorial y el niño”. Gracias a sus conocimientos en Terapia Ocupacional y las neurociencias, desarrollo a través de muchas observaciones e investigaciones el Marco Teórico y Clínico de Integración Sensorial, definiendo las bases neurofisiológicas del proceso sensorial y sus disfunciones, y diseño diversas herramientas diagnosticas y las pautas para la intervención en la disfunción.

SIPT_ADMON_2

Dentro de ellas la Dra. Ayres describió una gran cantidad de pruebas observacionales no estandarizadas y test estandarizados, con el objetivo de tener herramientas diagnosticas y prescriptivas de disfunción.

En 1989 se publica el SIPT, Sensory Integration and Praxis Test, convirtiéndose en la herramienta estandarizada mas específica para valorar déficits en el procesamiento sensorial y praxis en los niños y hasta la actualidad, continúa siendo la medida “gold-standard” en Integración Sensorial.

Las 17 pruebas incluyen pruebas que pueden identificar patrones de dificultades de integración sensorial a menudo asociados con autismo, TDAH, Dispraxia (a veces se considera un subtipo de trastorno de coordinación del desarrollo, DCD) y dificultades de integración sensorial / procesamiento sensorial más generalizadas (a veces se denomina trastorno de procesamiento sensorial o SPD). Este conjunto de pruebas puede identificar si las dificultades para participar en la vida cotidiana son el resultado de problemas para registrar, procesar, integrar o reaccionar / responder a la información sensorial de la propiocepción, el tacto, el equilibrio y los sistemas visuales.

La prueba fue diseñada originalmente para su uso con niños entre las edades de 4 años y 8 años y 11 meses, pero se usa cada vez más para personas mayores y adultos, para indicar dónde las dificultades de procesamiento sensorial pueden haber afectado el desarrollo y la capacidad de participar en la vida diaria. Se administra en dos sesiones de 45 minutos a una hora aproximadamente.

El SIPT pretende ser principalmente una herramienta para diagnosticar la disfunción de integración sensorial, incluidas las dificultades de praxis.

 

Solo debe ser utilizado por personas certificadas en integración sensorial. La evaluación debe recolectar y  recopilar información de diferentes maneras, y la integración de la integración sensorial suele incluir el uso de una combinación de herramientas de evaluación que incluyen herramientas para padres / cuidadores o auto informes, como la Medida de procesamiento sensorial (SPM), o el Perfil Sensorial de Dunn, junto con la entrevista, otras pruebas y observaciones clínicas para desarrollar objetivos apropiados, medir los resultados del plan y desarrollar y llevar a cabo planes de tratamiento.

La Licda. Carolina de Banderas es certificada en Integración Sensorial y recibió dentro de esta el entrenamiento y autorización para usar la SIPT.

Si te interesa una evaluación sensorial completa con la SIPT contáctanos.

 

Qué es la Integración Sensorial?

Por: Licda. Carolina de Banderas.

Es la organización de las sensaciones en el sistema nervioso central y su utilización en la vida diaria

A. Jean Ayres. 

niños-naturalezaA cada segundo estamos siendo bombardeados por una amplia gama de sensaciones a nuestro alrededor y en nuestro propio cuerpo: el ruido de la calle que nos llega por la ventana, la temperatura del ambiente, la iluminación de la habitación o donde te encuentres en este momento, la textura de la ropa sobre la piel, la sensación de nuestro cuerpo erguido … todas estas son sensaciones que nuestro sistema nervioso central detecta, registra y procesa a velocidades inimaginables.

Es esta capacidad poco conocida o tomada en cuenta, la que nos permite ser capaces de sobrevivir y desenvolvernos en el medio y responder adecuadamente a nuestro diario vivir. A poder ducharnos, poder usar cualquier tipo de tela en nuestra ropa, a ignorar las voces o sonidos del ambiente y enfocarnos en las noticias matutinas mientras vamos de camino al trabajo, a ser capaces de organizarnos de forma independiente, a participar en un ambiente lleno de esta lluvia de sensaciones.

Es la Integración Sensorial, que fue descrita por primera vez por la dra. A. Jean Ayres, y que comprende la base para que como seres humanos podamos desarrollar todas las habilidades mas complejas que conocemos, como la motricidad, el lenguaje, la atención y las habilidades académicas.

piramide.png

El enfoque de Integración Sensorial fue creado para atender a las necesidades de aprendizaje de los niños y comprende no solo la intervención, sino también la evaluación de los problemas que puedan existir en esta área.

Los estudios científicos han revelado que el 15.5% de los niños en edad escolar de la población general tiene dificultades con la regulación sensorial de su entorno (Reynolds, et al, 2008).

Esto significa que algunos niños pueden presentar más dificultades que otros para registrar los estímulos sensoriales, modularlos, es decir, diferenciar si es o no agradable o amenazante, y por consecuencia interpretarla, interfiriendo con las habilidades para la vida diaria.

naturaleza-3.jpgCiertos niños pareciera que no se le puede tocar ni con un dedo, estalla en pataletas interminables desencadenadas por pequeñas situaciones, la comida es una verdadera pesadilla ya que se niega a abrir la boca, los días de escuela son un reto, los profesores se quejan, las calificaciones bajan o no puede concentrarse en clase.

En tales casos, se puede requerir de una intervención que puede resultar útil en el tratamiento de las necesidades del niño, su comportamiento, su capacidad de afrontamiento y la interacción con su entorno y otros niños.

Si piensas que tu hijo o hija puede tener algunos problemas relacionados con la Integración Sensorial puedes llenar el siguiente formulario o solicitar una cita.